Un viaje, mil viajes


El 7 y 8 de octubre pasados se realizó en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de La Plata la 2ª Jornada de Literatura para Niños y su Enseñanza. En ese marco, un equipo de estudiantes y egresados de la carrera de Recreación del ISTLyR coordinados por María Pía Caracotche y Sergio Frugoni participaron en la apertura con una intervención lúdica denominada UN VIAJE MIL VIAJES, El andar de las palabras. La intervención se desarrolló luego de la acreditación de los asistentes y antes de la conferencia de la escritora María Teresa Andruetto.

En los meses previos se hizo una convocatoria y se conformó un equipo de estudiantes y graduados del Instituto, quienes con compromiso, entusiasmo, creatividad y enorme trabajo planificaron y llevaron adelante una propuesta para las 500 personas inscriptas en las Jornadas.

Se trató de un recorrido lúdico entre el juego y la literatura, desplegado en diferentes espacios del campus universitario de la FaHCE. En ellos, se instalaron “Planetas de Viajes” en los que se invitaba a jugar como una vuelta a la infancia, con las resonancias de “palabras que vuelan, navegan, se reflejan y nos ponen en juego”.  También hubo “transbordadores” para viajar de planeta en planeta: paseos en “paraguas taxis” en los que, a modo de una radio, se  escuchaba poesía en boca de sus autores: voces como las de Gelman, Cortázar, Bellessi o Parra susurraban sus textos. En varias ocasiones se vieron ojos emocionados…

Hubo una enorme repercusión entre los participantes de todo el país, estudiantes, docentes de escuelas primarias, instituciones terciarias y la misma universidad. Expresiones de sorpresa, alegría y emoción de quienes visitaban “planetas” en los que literatura, juego, recreación y arte se confundían en una misma propuesta lúdica. En las palabras de apertura, el Decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP, Dr. Anibal Viguera, agradeció al ISTLyR la calidad de la intervención de sus estudiantes, egresados y docentes.

Las repercusiones siguieron días después, cuando desde lugares tan distantes entre sí como Posadas y Almagro llegaron fotos de escuelas en las que los docentes que habían estado en las Jornadas mostraban algunas de las actividades vistas en la intervención lúdica, de las que se habían apropiado para sus propios proyectos educativos. Un efecto multiplicador potente y enriquecedor para todos.