La sistematización de experiencias: una propuesta de investigación emancipadora desde la Educación Popular

En el marco de los Seminarios de Educación Popular y Prácticas Profesionalizantes II de la Tecnicatura en Pedagogía y Educación Social, el miércoles 8 de junio realizamos la presentación del libro “Las voces de los huelguistas. 53 días de acampe y huelga de hambre. Sistematización de la experiencia”. Esta publicación recupera la sistematización de la lucha de la Carpa Villera priorizando las reflexiones y las vivencias de los sucesivos protagonistas de la huelga de hambre. Fue elaborada conjuntamente por la Corriente Villera Independiente y La Poderosa y por coordinadores y cursantes de la propuesta de Formación de Formadores de Pañuelos en Rebeldías, quienes impulsaron el proceso de sistematización de esa experiencia de beligerancia popular.


En esta actividad, abierta a toda la comunidad educativa del ISTLyR, participaron estudiantes de las tres carreras. Las presentaciones, a cargo de Carolina y Aníbal (Pañuelos en Rebeldía) y de Daniela (La Poderosa) y el diálogo posterior, nos permitieron analizar aspectos político pedagógicos y metodológicos de la Sistematización de Experiencias, en tanto  propuesta de investigación emancipadora desde la Educación Popular que apunta a producir saber desde la reflexión de las propias prácticas de los sectores populares. Se trata de una propuesta metodológica que recupera los principios del paradigma de la Investigación Acción Participativa que, en palabras de Orlando Fals Borda, uno de sus impulsores, plantea que “aunados, el conocimiento académico y el conocimiento popular abren paso a un conocimiento científico total de índole revolucionaria (¿hacia un nuevo paradigma?) que rompe el injusto monopolio de clase” (1970).

La presentación se inició con un breve video que recorre en imágenes las sucesivas semanas del acampe y huelga de hambre de once grupos de huelguistas en la Carpa Villera,  con amplio apoyo de diversos referentes sociales, con el propósito de avanzar hacia la urbanización de los asentamientos con radicación. Luego Daniela, Carolina y Aníbal, desde diversas perspectivas, compartieron aspectos relacionados con las condiciones de vida en los barrios, los procesos de organización y lucha, y las iniciativas o las omisiones de las políticas públicas. En ese marco se fueron recorriendo las diversas etapas de la sistematización de la experiencia de la Carpa, las propuestas de trabajo, los protagonistas y las decisiones metodológicas que se fueron tomando. De ese proceso de producción colectiva de conocimientos nació finalmente la idea del “libro”.

Para la sistematización fueron entrevistados individualmente 68 integrantes de los primeros nueve grupos de huelguistas y dos grupos de militantes. Las organizaciones participantes y el equipo de Pañuelos discutieron y acordaron doce preguntas sobre las cuales rondarían las entrevistas. En sucesivos momentos del proceso de trabajo, el colectivo de Pañuelos y las organizaciones fueron reelaborando el material original (la desgrabación textual de las entrevistas) y redefiniendo los ejes de la sistematización, es decir, los aspectos centrales que interesaba profundizar, en función de las prioridades de la lucha de los vecinos.

Los ejes finalmente definidos, alrededor de los cuales se organizaron aquellos testimonios recogidos en el curso de la sistematización que fueron priorizados en la sistematización, refirieron al accionar político, a la situación territorial de las villas, a las identidades individuales y colectivas de sus pobladores y, por último, evocaron sus sueños y esperanzas. En ese recorrido, las diversas situaciones de violencia hacia las mujeres y la experiencia cotidiana y generalizada de muertes y asesinatos constituyeron emergentes incorporados a la reflexión.

En palabras de Carolina y  Aníbal, reseñadas en el libro (pág. 21) “esta sistematización es un aporte más en la lucha histórica de praxis revolucionaria, de acción y reflexión para la transformación de las relaciones de poder, en base a la construcción colectiva de conocimientos que permita continuar contribuyendo al fortalecimiento de organizaciones populares. Hay un acumulado de luchas, historias, conocimientos y saberes que, a nuestro entender, la sistematización se convierte en una poderosa herramienta reflexiva que favorece en la disputa de las historias oficiales desde las historias populares escritas por lxs sujetos que las protagonizan”.

Un proceso desde la Educación Popular que, tal como lo planteaba un entrevistado, apunta a “entender que nuestros saberes son importantes, que nuestras experiencias son relevantes. Eso me deja la carpa, una motivación enorme para seguir luchando. Para seguir hablando con mi compañero, con mi vecino, es un momento histórico para alzar cada vez más la voz”.

Profesora Florencia Finnegan – Seminario de Educación Popular
Profesora Patricia Lizarraga – Prácticas Profesionalizantes II